Outsourcing


Cuando subcontratamos todo, quedamos con las manos libres para concentrarnos en los aspectos de nuestro negocio en los que tenemos real ventaja estratégica. Casi todo lo que hace el valor de mercado de una empresa son intangibles: su marca, su capacidad de gestión de servicios, su capacidad financiera, sus conocimientos especializados, su información, su cartera de clientes.

Este es el neto valor de una organización.

Los profesionales independientes (como Jos médicos, contadores, consultores y capacita dores] y los subcontratistas independientes (como las empresas de limpieza y de servicios) no pueden darse el lujo de estar adaptados a las demandas del mercado actual.

Deben saber que su principal capital es la información actualizada.

Entonces pues, deben invertir tiempo, energía y recursos en estar al día en lo que ocurre en sus campos y que estos se conozcan por sus pares y por quienes contratarán sus servicios.

Cuando dejamos de dedicar tiempo a las cosas en las que no somos competitivos (limpiar al piso, proveer la comida, entrenar a los vendedores, cuidar la seguridad, reparar los ascensores o cualquier otra cosa), nos concentramos en nuestras reales capacidades estratégicas, esas que marcan la diferencia entre nosotros y nuestros competidores.

Esto nos permite gestionar y vender procesos de mayor calidad. Podemos crear soluciones a la medida de las necesidades de nuestros clientes con mas eficacia, inteligencia, velocidad y nos permite concentrarnos en el aprendizaje.